Mario Moreno se perfila como el triunfador en las elecciones para gobernador este domingo

Jaime Irra Carceda
Ahora que estamos en vísperas de las elecciones que se llevarán a cabo el próximo domingo, la simple lógica de los hechos, de lo que ha ocurrido durante este proceso para elegir a quien será el sucesor del gobernador Héctor Astudillo Flores a partir del 27 de octubre venidero, nos dice que quien debe ganar los comicios es el candidato de la alianza PRI-PRD, Mario Moreno Arcos. Veamos.

Uno.- Mientras que el aliancista desarrolló durante 90 días una intensa campaña de proselitismo e hizo cierres con nutridas participaciones de ciudadanos en los municipios más importantes de la entidad, pero también visitó todos los  medianos y pequeños, la candidata de Morena, Evelyn Salgado Pineda en un mes de actividades no lo pudo hacer, lo que va en demérito de su popularidad. No creció

Las campañas son para eso, para ganar la simpatía ciudadana, para convencer a los votantes de que voten por la causa. Mario domina el territorio, Evelyn se quedó bastante corta.

Dos.- Durante estos 3 meses de campaña Moreno Arcos se mostró mucho más consistente en cuando a sus propuestas de gobierno, más formal, más enterado de los problemas del estado, en tanto que su adversaria no expuso ideas convincentes y, en lugar de eso, su padre Félix Salgado Macedonio la puso a cantar.

Tres.- Desde que se firmó la alianza PRI-PRD, antes de marzo, las dirigencias de estos partidos, así como Moreno Arcos, afinaron la organización y activaron sus estructuras  ciudadanas, designaron operadores en secciones electorales,  colonias urbanas, comunidades rurales, Municipios y Distritos; hicieron amarres con organizaciones de la sociedad civil,  una actividad que no se vio                                                                                                                                         pero que sin duda alguna hizo más penetrante la campaña del ex alcalde de Chilpancingo.

Cuatro.- Otra actividad que se conoció poco (mediáticamente) fue la que desarrollo la señora Enei Aranely Bustamante Rodcríguez, esposa de Moreno Arcos, quien se dedicó durante toda la campaña a contactar, convencer y organizar a grupos de mujeres aquí y allá en apoyo a la candidatura del hombre de la alianza. Esto significa más apoyo popular y, por supuesto, más votos.

Cinco.-  Sin duda que la participación del ex gobernador Angel Aguirre Rivero en eventos de precampaña y durante la campaña, es otro factor importante para la configuración de la victoria de Moreno Arcos. El ex mandatario es un operador político eficaz que lo mismo cuenta con cuadros en el priismo, que en el perredismo, de tal manera que se dice que es uno de los principales arquitectos de la alianza PRI-PRD.

Cinco.-Si bien es cierto la marca “Morena” y el constructor de ese partido, el presidente Andrés Manuel López Obrador, son importantes para la causa de Evelin y de su padre Félix, esto no es suficiente ante el empuje que demostró Moreno Arcos desde el inicio del proceso electoral.

Por una parte, López Obrador no estará en la boleta electoral como en el 2018 y, por la otra, Morena en Guerrero es un partido en el que priva la división política por la forma en la que se designaron candidatos a diputados y a integrantes de los 80 Ayuntamientos que estarán en juego este 6 de junio, además de que es notorio que muchos de sus militantes ahora están en el desencanto. Votos en contra.

Hay otros elementos de juicio para afirmar que Moreno Arcos se perfila como el triunfador de los comicios de este 6 de junio, pero con lo expuesto aquí, es suficiente. Es la lógica de los hechos.

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO