Paz y entendimiento, traerán crecimiento económico al estado: obispo Salvador Rangel

Berenice Reyes/IRZA
Chilpancingo, Gro.-
El Obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza afirmó que la solución para lograr el crecimiento económico en Guerrero es la pacificación y el entendimiento de las autoridades en el estado con el gobierno federal.

En la sesión plenaria del Grupo Chilpo, señaló que los guerrerenses pueden aportar a este cambio con su participación en las próximas elecciones del 6 de junio próximo, “y votar por aquellas personas que nos puedan traer la seguridad que se requiere en el estado”.

El representante de la Iglesia Católica en la zona Centro de la entidad, consideró que para cambiar su “mala fama” que exterioriza a los guerrerenses como violentos, “yo les digo son peleoneros y perruchos”, se requiere acercarse a las instituciones federales desde el presidente de la república y las secretarías para obtener oportunidades.

Entre los acontecimientos que han dado esta mala imagen a Guerrero, dijo son casos como el de Ayotzinapa, “con todos los acontecimientos se le considera como un Estado medio salvaje; el reto para mí sería pacificar a Guerrero, que haya tranquilidad”.

En la sesión de la asociación Grupo Chilpo, que encabeza como presidente el empresario Adrián Alarcón Ríos, el obispo destacó que el acercamiento con el gobierno federal y las secretarías federales, es necesario para que al estado se le proporcionen más recursos y se incluya entre los estados del sur que requiere de inversiones.

“Estoy convencido que si a la Sierra le invierte en carreteras, la situación cambiaría. Para mí la solución de Guerrero es que exista un gobierno que sepa dialogar con el gobierno federal y que nos traigan beneficios”, dijo durante la ronda de preguntas y respuestas en esta sesión.

Salvador Rangel dijo que escuchó a un narcotraficante que decía: “tenemos que pacificar y empezar a construirnos, cosa que de un político no he escuchado”.

Recordó que trató de pacificar Taxco, Tetipac e Iguala, donde dijo: “hay muertos todos los días: traté de hablar con el famoso Dady, entonces me encontré en tope con los gobiernos municipales que no quisieron dialogar con él”.

Prosiguió que arriba de Yextla, en la Sierra de Guerrero, se reunió con “El Teniente” y “El Carrete”, con quienes coincidió que haciendo este tipo de acciones se podría pacificar a Guerrero y una vez más tranquilo el estado, habría más inversiones, turismo, “creo por ahí podría ir el asunto”.

Durante esta sesión, la universitaria Liduvina Gallardo, expresó su desacuerdo con el Salvador Rangel, al referirse en rechazo a las mujeres de negro, que queman puertas y pintan monumentos, “yo digo que es la respuesta a la brutalidad humana que vivimos las mujeres y que en las estadísticas en el 2020 se contabiliza a más feminicidios que muertos por Covid, además de que las cifras son de mujeres y se incluyen niñas”.

“¿A caso la vida de las mujeres no vale? o ¿no cuenta? imagínense -los culpables- andan sueltos y aparte hasta nos quieren gobernar y ante eso no hay voces que cuestionen o señalen estos hechos”, señaló la docente.

Salvador Rangel externó al respecto que la violencia siempre va provocar más violencia, “yo respeto la manera de pensar y de actuar de las demás personas, pero a mí no me convence que la violencia sea el camino para llegar a esa equidad de género y sobretodo, darle su lugar a la mujer”.

Añadió: “un arma que tenemos los mexicanos es el voto, yo creo que tenemos que elegir aquellas personas que nos puedan ayudar a pacificar el estado y detonar la industria”. (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO