Reportan afectaciones por el sismo en viviendas de municipios indígenas

Chilpancingo, Gro.- El Centro de Derechos Humanos de la Montaña «Tlachinollan» reportó afectaciones en viviendas de comunidades indígenas de Acatepec, Tlacoapa, Atlixtac, Copanatoyac, Metlatónoc, Malinaltepec, Ayutla de los Libres y Tlapa, por el sismo de magnitud 71 que ocurrió la noche del martes.

A través de un comunicado, solicitó la ayude de los tres niveles de gobierno, y señaló que es «urgente la presencia de las autoridades de Protección Civil para evaluar los daños, pero sobre todo para atender las necesidades más urgentes de las familias indígenas damnificadas”.

Indicó que “el grave problema que vemos es que las autoridades municipales y las estatales no están atendiendo esta emergencia, con el pretexto de que ya no cuentan con recursos para proporcionar los apoyos que demandan las familias damnificadas».

Señaló que el fuerte sismo «no sólo dejó en la penumbra a las comunidades indígenas de la Montaña, sino que en muchos asentamientos humanos las precarias viviendas se agrietaron y algunas de ellas se cayeron. Es una tragedia más que se acumula en las familias indígenas que de por sí viven en situaciones deplorables, cuyas viviendas son de adobe, tablas y láminas de cartón».

Informó de daños en las comunidades de Laguna Seca, Piedra Conejo y Llano Grande, municipio de Acatepec, «donde autoridades comunitarias reportaron paredes cuarteadas y pérdida total de casas de adobe. En el municipio de Tlacoapa llegaron reportes de las comunidades Me’phaa de Barranca Nopalera, Tlacotepec, Linda Vista y El Ahuehuete. Se trata de afectaciones graves en las viviendas por las grietas en las paredes y porque algunas se cayeron».

Refirió que en el municipio de Atlixtac varias familias Me’phaa y Nahuas «pasaron la noche en la iglesia del pueblo porque sus casas quedaron agrietadas y muchas cayeron, así como también la tierra se abrió. Los habitantes piden que protección civil acuda a verificar los daños. Algunas familias han tenido que improvisar un lugar para vivir».

También citó el caso de doña Librada Villa Vázquez, madre de familia del pueblo nahua, de Chichihuastepec, anexo de Chiepetepec, municipio de Tlapa de Comonfort, «quien pide ayuda a las autoridades porque su casa pende de adobes sobre puestos que están agrietados y además una pared se desplomó y teme que con las fuertes lluvias en la región de la Montaña pueden derrumbar por completo su vivienda».

Abundó que en la comunidad nahua de Ocotequila, municipio de Copanatoyac, «las paredes de la iglesia se agrietaron y se desprendieron algunas piedras. Una casa habitación se abrió por la mitad dejando a la familia sin techo. En la cabecera municipal de Metlatónoc, uno de los municipios más pobres del país, algunas familias han informado que los techos de varias casas se cayeron y algunas habitaciones que ya se encontraban dañadas se derrumbaron».

Igual que en la comunidad Me’phaa de Barranca Tecuani, municipio de Ayutla de los Libres, «varias familias perdieron su casa. Algunas de ellas durmieron a la intemperie. Por eso piden el apoyo urgente de las autoridades de los tres niveles de gobierno. Del mismo municipio, la comunidad de Santiago Yolotepec, así como la colonia Yerba Santa, pide el auxilio a las autoridades».

Mencionó el caso del señor Leocadio Ortega, de la comunidad Me’phaa de Monte Alegre, municipio de Malinaltepec, padre de Mauricio Ortega Valerio, uno de los 43 estudiante desaparecidos de Ayotzinapa, quien «pudo llegar a nuestras oficinas en Tlapa para informarnos que su vivienda de adobe quedó dañada al caerse una de las paredes que dejó al descubierto el cuarto donde dormía. Por fortuna tuvo tiempo para salir del lugar. Además de las complicaciones de su salud se le acumula la afectación de su vivienda, en una lucha de casi 7 años por encontrar a su hijo Mauricio. Ha tenido que bajar a Tlapa para vender su café, ante la falta de un ingreso seguro para el sostén de su familia».

Tlachinollan consideró que es «urgente la presencia de las autoridades de protección civil para evaluar los daños, pero sobre todo para atender las necesidades más urgentes de las familias indígenas damnificadas. El grave problema que vemos es que las autoridades municipales y las estatales no están atendiendo esta emergencia, con el pretexto de que ya no cuentan con recursos para proporcionar los apoyos que demandan las familias damnificadas».

Urgió la intervención del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) «para que intervenga ante el presidente de la república y solicite fondos suficientes para cubrir esta emergencia. La situación de las comunidades indígenas de la Montaña es deplorable, por la acumulación de tantas tragedias y daños causados por el enojo de la madre tierra. Por eso el clamor de los pueblos sigue demandando la presencia de las autoridades federales y el apoyo efectivo ante la devastación de sus viviendas». (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO