No descartan móvil político en los bloqueos por falta de agua

Fernando Polanco Ochoa/IRZA
Omiltemi, Gro.-
La peor etapa de escasez de agua en Chilpancingo está por iniciar. Se trata de la temporada de sequía más severa desde el año 2012.

Ismael Rosas Castillo, director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (CAPACH), advirtió: “viene la etapa más crítica de desabasto”. El origen, añadió, se debe a tres factores: estiaje natural, tala inmoderada de árboles e incendios forestales.

Acompañado por brigadistas de Protección Civil Municipal y del Cuerpo de Bomberos, Rosas realizó un recorrido con presidentes de colonias en los tres afluentes que alimentan el tanque de almacenamiento en Omiltemi, el cual abastece entre 60 y 70 colonias del poniente de la ciudad.

La disminución de agua es similar en El Retaje, La Perra y Agua Fría. La lámina -densidad del escurrimiento- es de 2 litros por segundo, precisó. “El gasto enviado a Chilpancingo es de 20 a 25 litros por segundo, y antes daba 150 y 170 litros”.

“Este tanque tiene 500 metros cúbicos, ahorita tendría una cuarta parte. El gasto es bueno, pero no suficiente para las 60 a 70 colonias”, dijo en entrevista durante el recorrido -el cual fue documentado por Agencia de Noticias IRZA- y pidió a los usuarios que cuiden el vital líquido y prioricen su uso para el consumo doméstico.

De acuerdo con la Conagua, precisó el funcionario, en este mes de mayo se registrará la etapa denominada D3 que significa que continuarán los incendios forestales y escaso abastecimiento de agua de las fuentes de captación.

Recordó que en 2012 se registró el mismo fenómeno, pero que en este momento es más “crítico y de extrema urgencia”. Aceptó que la población demanda el abasto, pero insistió en que el Sistema Omiltemi “se ve comprometido porque no es suficiente”.

Rosas Castillo informó que el mismo fenómeno se registra en los sistemas de Acahuizotla y Mochitlán, los cuales podrían abastecer un máximo de 150 a 160 litros por segundo, muy por debajo de lo habitual.

Cirilo Barragán Solís, de la colonia CNOP, Sección A, presente en el recorrido, constató la disminución del agua. “CAPACH nos ha hablado con la verdad, los manantiales están raquíticos en el abasto. Nosotros lo hemos provocado: talando, quemando y contaminando”.

Olivama Cerón Silverio, de la colonia Ignacio Manuel Altamirano, dijo que sus vecinos están muy molestos y amagan con “tomar” los pozos de abastecimiento, pero los convocó a ser pacientes y a “no exigir lo que no hay”.

“Da tristeza ver cómo están los pozos de vacíos, no hay agua. Los de CAPACH no pueden hacer milagros”, reconoció. También los invitó a que paguen con puntualidad o se pongan al corriente con el pago del servicio.

Guillermo Reyes Vergara, de la colonia El Amate, comprobó también la escasez del vital líquido y confió en que las lluvias comiencen cuanto antes. “Ahorita no tenemos suficiente, si tenemos dos litros por segundo es mucho”, indicó.

Cabe mencionar que brigadistas de Protección Civil Municipal y del Cuerpo de Bomberos realizaron desazolve de los sistemas de captación. También de los afluentes, de donde retiraron troncos de árboles, ramas, lodo y hojarasca que obstruía el escurrimiento del agua.

Hay indicios políticos detrás de las protestas
El titular de la CAPACH no descartó que detrás de las protestas y múltiples bloqueos de calles por vecinos, en exigencia del abasto de agua, haya intereses políticos. El principal indicio, dijo, lo detectaron en el reciente bloqueo de la colonia Cooperativa.

Al respecto rechazó que la paramunicipal y el Ayuntamiento mantengan un negocio con los empresarios piperos, para encarecer la venta de agua. “No tengo ninguna relación con ninguna empresa de piperos ni de embotelladoras”, aseguró.

Rosas Castillo exigió: “Si alguien tiene elementos, lo más sano y lo más sobrio, el que tiene dominio propio, es manifestarlo y presentar la denuncia y que se actúe conforme a derecho”.

Insistió también en que el alcalde Antonio Gaspar Beltrán no está ausente del problema. “Él ha dicho: no es que no quiera dar agua, el problema es el estiaje que atraviesa por una situación crítica”.

Enfatizó que de los 42 mil usuarios registrados en CAPAH, solo entre 13 y 15 mil pagan el servicio, por lo que a los morosos los invitó a que se pongan al corriente porque la paramunicipal tiene un ingreso mensual de 3.5 millones de pesos, pero necesita de 8 a 12 millones al mes para solventar pago de nómina, energía eléctrica y gastos de operación, además de que el adeudo con la Comisión Federal de Electricidad oscila entre los 64 a 65 millones de pesos. (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO