Soy factor de unidad, no indisciplinado, y no me sobrecaliento: Manuel Añorve

Fernando Polanco Ochoa/IRZA
Chilpancingo, Gro.-
El senador Manuel Añorve Baños dijo que es el “factor de unidad” en el proceso interno del PRI por la candidatura a la gubernatura de Guerrero, pero sostuvo que esperará y será “disciplinado” con la designación que apruebe el partido a más tardar el próximo 3 de enero.

“En una competencia tan compleja, si no buscamos la unidad seríamos unos incongruentes, porque estamos en un proceso donde no debemos pensar solo en el personalismo”, expuso en entrevista con Agencia de Noticias IRZA.

Informó que con Mario Moreno Arcos y Héctor Apreza Patrón, los otros dos aspirantes a la candidatura del PRI, tienen un acuerdo de civilidad y respeto, y señaló que “no tengo la menor duda de que todos vamos a cumplir (…), lo más importante es el cumplimiento de la palabra”.

Confirmó que hasta el momento no se han reunido los tres para ponerse de acuerdo en quién podría ser el candidato, además de que deben sujetarse a la convocatoria que emitió el partido, y por eso “no podemos estar marcando reglas distintas”.

– ¿Antes del 3 de enero podrían sacar entre ustedes un candidato único?

– “No creo que sea lo correcto, tenemos que esperar la decisión del partido. Lo lógico es que tome una decisión antes del 3 de enero, pero no es una decisión que los tres vamos a tomar, debemos respetar los tiempos y los ritmos del partido, sería lo correcto, son los tiempos que marca la convocatoria”.

Añorve resaltó que está firme en buscar la postulación de su partido y luego la candidatura común entre el PRI y el PRD por la gubernatura, y aseguró que no abandonará la alianza en caso de no obtener la nominación.

“Con la experiencia que tengo no puedo andarme sobrecalentando o andar ofendiéndome a nadie. Soy factor de unidad y no nos estamos pegando ni arriba de la mesa ni debajo de la mesa. No caigo en los chantajes como a veces se acostumbra y veo madurez en los tres que legítimamente hemos levantado la mano en el PRI”, dijo.

Agregó que no se ve “encabezando a otro instituto político” por la gubernatura de Guerrero, por su lealtad al PRI, que le ha dado “las mejores oportunidades”, además de que “a mí nadie me puede acusar de tener un piecito para acá y otro para allá”.

-¿Usted perdona las traiciones?

-“Yo no vivo del pasado. La palabra traición es relativa. Vivo muy bien, soy creyente, y no por eso soy extremadamente religioso, pero creo en Dios, soy un hombre responsable y he reconocido mis errores y también veo por el espejo retrovisor. La parte humana tiene que reconstruirse a pesar de las decisiones que puedan existir en la política. Sofío Ramírez, presidente del PRI en Acapulco, él apoyo un proyecto distinto en (la elección de gobernador del) 2011, cualquiera puede decir que Sofío es mi enemigo, (pero) es uno de mis grandes amigos que tengo en la política”.

Abundó: “he aprendido de mis errores, quien no aprende puede volver a cometerlos. No conozco a nadie perfecto, pero si hay quienes no aprenden y siguen atropellándose con los mismos errores”.

Además, resaltó su amistad con los exgobernadores Zeferino Torreblanca Galindo y Ángel Aguirre Rivero, su primo. También manifestó su respeto, cariño y afecto por el gobernador Héctor Astudillo Flores, a quien definió como el “jefe político de Guerrero en el PRI”, de quien, recordó, fue coordinador de campaña en el proceso electoral del 2005 y que en 2015 inmediatamente respaldó su designación como candidato a la gubernatura y que nuevamente se sumó a su campaña, “Héctor Astudillo es generoso, abrió espacios para todas las fuerzas políticas en Guerrero”, enfatizó.

De su aspiración a convertirse en el próximo gobernador de Guerrero, Añorve comentó que es importante darle continuidad al trabajo que ha realizado Astudillo, porque el estado tampoco debe reinventarse cada 6 años, además de que el político ya no debe ser el eje de las decisiones de la sociedad, sino retomar las demandas sociales para encauzarlas a las políticas de gobierno.

Consideró que se debe seguir fortaleciendo la gobernabilidad del estado, que será el principal legado de la administración de Astudillo, después del caos político, social y económico en el que recibió Guerrero en 2015. Además, agregó, continuar buscando la paz y el bienestar familiar, y reconoció que la seguridad pública será siempre un reto para cualquier gobierno.

Añorve Baños también defendió la alianza entre el PRI y el PRD, a los que identificó como “primos hermanos”, lo mismo que el PRD con Morena. Sin embargo, dijo que con el partido del Sol Azteca tienen muchas coincidencias y que conoce la pluralidad política, mientras que Morena tiene un desgaste continúo el tomar decisiones equivocadas, como el incremento del impuesto a los servicios de internet y telefonía celular, la desaparición del Seguro Popular, entre otras acciones lesivas social y económicamente.(www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO