Endurecen medidas sanitarias en el transporte público de Chilpancingo

Berenice Reyes/IRZA
Chilpancingo, Gro.-
A partir de este lunes los choferes del transporte público deberán reducir el número de pasajeros en sus unidades porque así lo ordena el protocolo sanitario luego de que el semáforo COVID-19 pasó del color amarillo al naranja que significa alto riesgo de contagio.

Desde el pasado 13 de julio -antes de pasar a semáforo amarillo- la Comisión para la Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado de Guerrero (Copriseg), advertía la necesidad de reducir en un 50 por ciento el cupo en las unidades de transporte de pasajeros, como son los casos de las camionetas o vagonetas urvans y los taxis.

La obligación de las medidas citadas es de carácter obligatorio y se precisa que la autoridad se reserva en cualquier momento, «llevar a cabo verificaciones sanitarias y aplicar las medidas de seguridad y las sanciones correspondientes por el incumplimiento de disposiciones sanitarias y decretos emitidos que establecen medidas preventivas para la mitigación y control de riesgo en la salud».

De acuerdo con choferes de vehículos tipo urvan en esta capital, la Dirección General de Transportes dispuso que se habrá de acatar la disposición y cumplir con el uso de un solo usuario delante y 10 pasajeros en la parte posterior, con sana distancia entre ellos.

Además de la sanitización de las unidades y el uso de gel antibacterial, es obligatorio portar cubreboca, incluyendo niños.

En la capital las medidas de seguridad en el transporte público no se habían respetado por parte de los choferes ni de la población en general y se observaba la saturación de los vehículos, así como aglomeraciones en las paradas de transporte. (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO