Un Rapidín con angel irra carceda: -Ganó la interna Mario Moreno -Ahora se medirá con Evodio Velázquez

Finalmente el PRI designará a Mario Moreno Arcos como su aspirante a la gubernatura de Guerrero. Este domingo 10 de enero presentó su solicitud de registro para tal efecto, y en ocho días lo confirmarán. 

Como se sabe, el PRI tiene una alianza de candidatura común con el PRD por la gubernatura. Y este último partido ya tiene al suyo: Evodio Velázquez Aguirre. 

El siguiente paso en esta alianza será la medición entre Mario Moreno y Evodio Velázquez, para definir finalmente a su candidato. 

El priista presume, justificadamente, que en sus seis participaciones en procesos electorales ha ganado todas. En este escenario el record del perredista es menor, pero tampoco ha perdido y ahora ha acumulado mucha fuerza.  

Ambos se han referido a la “unidad” reiteradamente para ganar la gubernatura. Pero igual comparten detalles que no se las garantizan. 

Evodio le ganó la postulación a Carlos Reyes Torres, quien admitió ese resultado interno, pero luego, simple y sencillamente, no volvió a aparecer en los eventos del ex alcalde de Acapulco. 

El segundo, Mario, también exaltó la unidad en su discurso triunfador este domingo, pero su principal adversario en la contienda interna, Manuel Añorve Baños, no se apareció en el evento en la sede del PRI estatal. 

Creo que ahora en torno a la alianza debe de prevalecer y reforzarse la operación cicatriz.  

En redes sociales, los seguidores de Mario Moreno ya lo proclaman el candidato de esa alianza. Y, quizá sin quererlo, en la embriaguez de la euforia natural, faltan el respeto a su adversario, Evodio Velázquez. 

Deben de recordar que aún no hay candidato común de la alianza PRI-PRD. Y, por lo tanto, los discursos de ambos contendientes tendrían que ser más responsables en ese sentido. 

Porque, en serio lo creo, salvo mejor opinión de mis pocos pero sinceros lectores, que cada quien por su lado no ganan la elección de junio venidero. 

Cité en mi última entrega que si esta alianza se rompe, la contienda va a tercios y ganaría Morena. 

Pero hay que admitir que en Morena el conflicto interno es más visible. La división está más que exhibida. 

Quien logre una excelente operación cicatriz, apúntelo como seguro ganador. 

El triunfalismo que confunde pierde. La falta de humildad ante el adversario no te hace grande. La soberbia no ayuda. Lograr la unidad garantiza la victoria. (angelirracar@hotmail.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO